Este es el segundo artículo sobre el 2° Open Hack, realizado por Hack Space, Peru Tech y con el auspicio de la Municipalidad de San Isidro. A continuación, la experiencia de Enrique Oshikawa. Para una mejor experiencia de lectura, activa el modo lectura de tu navegador ;).

¿Quiénes están conformes con la enseñanza del colegio? Creo que nadie. Aquí les traigo mi historia con esta frase: Lo imposible está en la mente de los cómodos.

Yo crecí en Oxapampa, Cerro de Paso. A los 8 años fui a Satipo y estudié allí hasta terminar secundaria. En el colegio, mi primera experiencia con la computadora fue al sexto grado, antes no lo conocía. Una vez visité a un tío que cuidaba jardines y cuando vi ese aparato, le pregunté ¿qué estás haciendo? “Me dijo algo sobre Excel”, “Hojas de Calculos” “Informes”. Desde ese momento me dio curiosidad en ver cómo funciona esa caja curiosa con pantalla de colores y cómo podía hacer muchas cosas.

En la secundaria, llevé un curso llamado Educación para el trabajo y vi un poco de computación, electrónica y mecánica. Cuando me tocó escoger cuál de los tres temas quería llevar en el 3°año, elegí computación. Y había un pequeño problema. Cuando me enseñaban algo en computación, en la clase siguiente retábamos al profesor. “A ver que no sabes eso”. Posteriormente fui a un instituto a estudiar ensamblaje, y en 5° año en mi curso de computación también me enseñaron ensamblaje ¿Y qué pasaba? Yo sabía más que el profesor, incluso él me preguntaba cómo se hacía tal cosa, en qué orden se conecta los chips y otras cosas más. En algunos días me quedaba dormido en clase porque todo lo que enseñaban ahí, yo ya lo sabía. Lo feo pasó al final de clases, no quisieron ponerme 20. “No te puedo poner esa nota porque eso demostraría que sabes más que el profesor y eso es imposible” me dijo.

Enrique Oshikawa en el Open Hack 2 / Foto: Peru Tech

Vine a Lima a estudiar mi carrera universitaria. Luego de un año y medio en la academia, en la universidad me di cuenta que varias cosas que conocía habían evolucionado, nuevos conceptos, tecnologías más avanzadas. Fue ahí que di cuenta que estaba perdido y que tenía que aprender más. Me comencé a actualizarme, investigar, y sentía que yo aprendía más investigando que estudiando.

Después del 1°ciclo visité a mi familia y a mis amigos. Y la clásica, cuando estas estudiando ingienería de sistemas, te preguntan ¿sabes hackear wifi? No, aún no me enseñan. ¿Estás en primer ciclo? ¿Ya sabes programar? Y les decía que aún no me enseñaban.

Y saben qué, no vi muchas ganas de aprender, de interactuar con la realidad. Buscando grupos, conferencias, fui a varias, ya sean de mi carrera o no. Aquí traigo varias fotos. Y buscando en Facebook encontré a Hack Space. Yo pensé hack, hacking, espacio para hackear, ¡qué chevre!. Y justo me estaba interesando la seguridad informática, romper bases de datos, el testing, romper claves wifi, romper contraseñas de Facebook, Messenguer. El nombre que tenía fue emocionante. Hack Space, chévre, personas que le gusta hackear, romper barreras, hacer travesuras. ¡Este es mi grupo!

Hasta que pregunté al inbox.

  • ¿De qué trataba?
  • Es un espacio en donde puedes desarrollarte…
  • ¿Pero qué más? Hacen lo que yo quiero, hackear, investigan, rompen cosas, saltan barreras de seguridad.
  • No, es un espacio de estudiar.

Imaginé en ir. Era de 8 de la noche a 8 de la mañana. Y le dije a mi tía

  • Voy a ir a la UNI a amanecerme
  • ¿Estás seguro que vas a la UNI?
  • Si, a estudiar.
  • ¿Pero de amanecida, toda la noche?
  • Si

Y fui. Llegué al espacio, en un grupo de personas. Entré, como no había muchas personas… no sé, me chocó, no era lo que esperaba. Me decía ¿Dónde está ese grupo de personas? ¿En qué momento irán a la acción? ¿En qué momento dirán ‘Vamos a hackear a este supermercado y vamos a hacer tal cosa’? Esperé toda la noche y nunca llegó.

Enrique Oshikawa en el Open Hack 2 / Foto: Peru Tech

Algunas personas estaban haciendo cosas de electrónicas, otras personas hacían páginas web, otras programaban en Python. Y la pasé normal.

Ya en la segunda vez que fui, le dije a mi tía, y parecía raro… Todos los viernes, en la noche… “Estás yendo a la UNI o a qué”. Yo quería saber cuál era el motivo de las reuniones, conversar con nuevas personas.

Pasó normal hasta la 5° vez. Y mi tía se achoró “Estás yendo a la UNI, o a la discotecas, o estás yendo con chicas a hacer cosas”. Y le expliqué, justo tenía fotos. “Si estás aprendiendo, estudiando, está bien”, al final me dijo mi tía. Y a partir de entonces yo decía “me voy a la UNI” y chau.

Seguí yendo, conociendo personas, y pronto lo agarré. Hack Space son personas que van de diferentes carreras,para poder autoeducarse y aprender por sí mismo. No solo programadores sino también fotógrafos, artistas, muchas personas. Por ejemplo, tengo un curso de Java y me toca una tarea que no conozco, voy y pregunto, amigo, conoces Java, y me explica y al final vuelvo a mi sitio a seguir investigando.

Enrique Oshikawa en el Open Hack 2 / Foto: Peru Tech

En el Hack Space nadie es obligado a aprender. También sucede que hay personas que van a conversar y luego de buen tiempo, se le prende el foquito e inician un proyecto con personas que recién están conociendo, van avanzando a lo largo de los siguientes días.

Luego realizamos un congreso en el auditorio de PetroPerú, en la Universidad Ricardo Palma, personas que estudian investigación forense, software libre, programación neurolingüística, enseñar informática para personas mayores de edad, etc.

Y aquí la lección para terminar: si uno se propone a hacer algo que más le gusta, los caminos que antes ni te imaginabas, se van a abrir y podremos llegar a nuestras metas.

Artículos de la serie:

  1. Testimonios del 2° Open Hack (I)
  2. Pasión por aprender: testimonios del 2° Open Hack (II)
  3. Compartir y crear comunidad: testimonios del 2° Open Hack (III)

Fotos y artículo: Oscar Román / Perú Tech