El Blu-Ray, el GPS y hasta el teclado se ven amenazados por el rápido avance de la industria.

La tecnología avanza a ritmo de cohete. Nuevos conceptos nacen y mueren en cortos periodos de tiempo. Por ejemplo, en el año 2000, los discos compactos o CD-ROM se encontraban en auge. El DVD apenas tomaba fuerza, tras su aparición en 1998.

En una escala colosal, las ventas de DVD llegaron a 21.200 millones dólares en 2004. Pero, como si se tratase de una montaña rusa, Para 2010, la cifra ya había caído a 6.800 millones de dólares, según Digital Entertaiment Group (DEG). Ese mismo lapso de tiempo, el CD pasó de ser el rey a convertirse en tecnología obsoleta.

Parecía, hasta hace pocos años, que el Blu-Ray, un invento de Sony, era el sucesor natural del DVD y llegaría para quedarse. Sin embargo, el surgimiento de nuevos modelos de visualización de contenidos en línea, liderados por servicios como Netflix y Hulu, han llevado a progresiva caída en las ventas de productos almacenados en discos. El año pasado, el DVD cayó otro 13,6 por ciento según IHS Technology.

Michael Arrington, analista de IHS, considera que se avecina una década de declive para el mercado de discos. Otros casos más recientes demuestran que la industria tecnológica lleva un ritmo arrasador. Si bien MySpace fue el rey de las redes sociales para 2002, nueve años después ya estaba al borde de la desaparición debido a la contundencia de su gran rival: Facebook.

Por otro lado, BlackBerry era líder indiscutido en 2008. No obstante, seis años después, la continuidad de la empresa ha sido cuestionada. Incluso, Reuters, en un reporte reciente, afirmó que la canadiense se retiraría del negocio de los teléfonos inteligentes. El presidente de BlackBerry, John Chen, se vio en la necesidad de desmentir la información proporcionada por la agencia.

En el universo tecnológico se libra una batalla sin tregua en que las empresas contienden por el primer lugar y buscan doblegar a sus rivales para capturar la mayor cuota del mercado posible. El ritmo de innovación se ha acelerado. Por eso no suena descabellado pensar que las siguientes diez tecnologías podrían desaparecer en los próximos diez años.

1. Formatos de almacenamiento físico

Memorias USB, DVD, Blu-Ray podrían desaparecer gracias a la popularización del almacenamiento en la nube y la descarga de contenidos por demanda a través de servicios como Netflix, Crackle y YouTube. Según la consultora DTC, se espera que 2013 sea el último año en que las ventas de reproductores de Blu-Ray muestren un crecimiento positivo en Estados Unidos. En la actualidad, además, ya es común la adquisición de videojuegos a través de portales en línea, lo que elimina la necesidad de adquirirlos en formato físico.

“En 10 años, el harware que no existirá será el que no esté conectado a Internet. Sin embargo, hay aplicaciones que requerirán del intercambio de información con dispositivos que no pasen por la red. Tal vez no se haga con una USB como la conocemos hoy pero ésta tendrá que evolucionar porque la cantidad de información que generamos es cada vez mayor”, opina el gerente de Ventas al Canal de Intel, Juan Carlos Garcés.

2. Unidades de GPS

El crecimiento en el mercado de los teléfonos inteligentes conllevará a que comprar unidades de GPS independientes sea innecesario. Según la consultora Gartner, en el 2014 las compañías esperan vender entre 1.200 y 1.300 millones de terminales inteligentes. La reducción en los precios de estos dispositivos conllevará a la ubicuidad de estos dispositivos para 2020. Desde el 2008, las ventas de GPS han caído por el orden de 20 por ciento anual de acuerdo con el analista de Doughtery & Companey Charlie Anderson, en entrevista para Marketplace Tech.

¿Qué ocurre con los GPS que se compran para los carros? La tendencia indica que cada vez será más común adquirir automóviles con un sistema de navegación incluido o la posibilidad de integrarse con teléfonos inteligentes. Prueba de ello es el sistema CarPlay de Apple.

3. Cámara compacta de bajo precio

La desaparición de estos dispositivos también se encuentra ligada al ascenso de los teléfonos inteligentes. La mejora paulatina de los sistemas de captura incorporados en estos dispositivos hará que las cámaras compactas de bajo costo desaparezcan. Solo en 2012, las ventas cayeron 44 por ciento en este ramo. Empresas como Nikon, Canon y Fuji ya han empezado a enfocarse en modelos de gama media y alta, centradas en un público que busca capturar imágenes de alta calidad.

4. Software instalado localmente

Se espera que no sea necesaria la instalación numerosas aplicaciones esenciales en el computador del usuario. Se podrán ejecutar de forma remota, a través de internet. Existirá la posibilidad de trabajar con computadores que no cuenten con nada más que un navegador y una conexión a la red. El Chromebook, equipado con el sistema operativo Chrome OS, de Google se aferra a dicha posibilidad.

Francisco Reyes, gerente de SAP para Colombia y Ecuador, concuerda con esta posibilidad porque, desde su punto de vista, “el software instalado de manera tradicional no ofrece todos los beneficios que hoy en día tiene la nube: no requieren infraestructura de almacenamiento local ni mantenimiento físico”.

Sin embargo, Juan Carlos Garcés, de Intel, cree que “los dispositivos tendrán que contar con algún procedimiento para sortear el evento en el que no tengan comunicación y para ello el almacenamiento local es indispensable. Para aplicaciones críticas habrá copias instaladas localmente”.

5. Teclado físico y mouse

Donald Bell, del portal especializado Cnet, se atrevió a decir que el reinado del teclado físico y el mouse, como los conocemos, podría terminar pronto. Se esfumarían o cambiarían debido a la masificación de las pantallas táctiles y el perfeccionamiento de los sistemas de reconocimiento de voz como Siri y Cortana.

6. Impresoras para el hogar

Otra predicción temeraria de Donald Bell. De acuerdo con su criterio, la proliferación de dispositivos móviles, y la interconexión entre todos ellos, eliminará la necesidad de imprimir páginas. ¿Será así?

7. Contraseñas tradicionales

La tendencia de identificación de varios factores, como el reconocimiento biométrico y las huellas digitales, se extenderá.

“El desarrollo del ecosistema de internet está en entredicho debido a que las contraseñas ya no son seguras. Esto es un hecho”, dijo a la revista Time Michael Barret, jefe de seguridad del sistema de pagos en línea PayPal.

8. Fatbooks

Los ejecutivos de Intel llaman “Fatbooks” a todo dispositivo portátil de gran peso. Se espera que abandonen las estanterías para dar paso a computadores ultralivianos y portables, entre los que se incluyen los ultrabooks, las tabletas y los híbridos.

9. Computador de escritorio

Las cifras muestran una desaceleración en las ventas de PC de escritorio. IDC estima que que las ventas de PC caerán 8 por ciento en los próximos tres años. Para 2017, apenas el 5 por ciento del mercado de dispositivos lo conformarán los ‘desktop’ (término para referirse a los computadores tradicionales). En la actualidad, su cuota en el mercado es del 8,6 por ciento.

Sin embargo, esta posibilidad es controvertida por numerosos analistas, quienes consideran que el PC de escritorio continuará reinando en ciertos ámbitos que requieran altas capacidades de cómputo.

10. Tarjetas de acceso físico

La posibilidad de comprar por internet y usar mecanismos digitales e inalámbricos podría llevar a que el dinero físico y las tarjetas para acceder a toda suerte de servicios sean innecesarios. En el último Mobile World Congress, en Barcelona, se ofreció la posibilidad de identificarse y de acceder a unidades de información a través del teléfono inteligente, mediante tecnología NFC.​