Mi nombre es Sheyla Breña, estudio Ingeniería Mecatrónica en la Universidad Tecnológica del Perú. Bueno, ¿qué puedo decir? no hay nada interesante en mi vida. Todo comenzó cuando entré a la Universidad, y me puse en plan de ser antisocial con las personas. Cuando dejaban trabajos en grupo, yo decía a mi equipo “no se preocupen, yo lo hago”, y a ellos les convenía. Hasta que me di cuenta que no sabía trabajar en equipo, que era negativo, porque estamos en un mundo en donde si no trabajas de manera conjunta, no logras muchas cosas. ¿Tú solo, qué puedes hacer?

En la Universidad, nos dejaron un trabajo sobre circuitos, y yo no sabía cómo hacerlo, mis compañeros, tampoco. Sin embargo, un amigo me dijo sobre una comunidad que se llamaba Hack Space. Yo no sabía nada de eso, no sabía que era en la UNI, ni que era de amanecida. Yo dije “bueno, hagamos el trabajo ahí”, acepté. Fui normal, pero cuando le mencioné a mis padres…

  • ¿Qué?, ¿vas a ir a la UNI?, ¿de amanecida?, ¿saldrás de la casa a las 8 de la noche?, eres mujer.
  • No, no hay problema. Sabes que yo hice deportes, sé artes marciales, yo se defenderme.

Al final, me dieron permiso, porque les dije que lo necesitaba para mi nota. Y cada media hora me paraban llamando para preguntarme si estaba bien.

Crear y crear comunidad: Sheyla Breña en el 2° Open Hack

En el Hack Space, lo que más me sorprendió fue el trabajo en equipo y cómo se ayudaban las personas. Aunque yo no estaba acostumbrada a ese tipo de interacción, fue magnífico. Poco a poco aprendí a manejar estas situaciones.

Pasaron los días y me imaginé así, me puse en un plan crítico, con preguntas que no podía contestar. ¿Terminaré lo que estoy estudiando en la Universidad?, ¿me gustará? Son preguntas que se hacen los jóvenes y curiosamente fue la misma expresión que puse al ingresar al Hack Space, en donde no conocía a nadie, fue tan extraño para que solo veía a los de mi grupo.

Crear y crear comunidad: Sheyla Breña en el 2° Open Hack

Esto fue la comunidad que encontré. Todos compartían una filosofía, un pensamiento, no te privaban ni te discriminaban, no te decían “no sabes, pues qué pena” sino que te ayudaban, te decían “haz así, comienza acá”. Yo los agradezco mucho.

Antes de la Hack Space no sabía nada sobre programación, antes iba a Wilson a pedir que hagan mi página web. Pero esto es lo que aprendí, con el pasar del tiempo conocí a muy buenos amigos, quienes me enseñaron muchas cosas que ahora valoro bastante, que siempre están de tu lado.

Y para las chicas, les animo, no se pongan límites para venir aquí o para aprender lo que la sociedad te dice que es para hombres. Cuando vas y dices al mundo que estudias Ingeniería Mecatrónica y te responden “¿de verdad?, ¿por qué?, pareces secretaria”. Tú solo sigue y vas a encontrarlo, porque vas a conocer otras chicas muy lindas que son autodidactas, que también les gusta aprender otras cosas. No se pongan parámetros, y si quieren entrar al Hack Space pueden conversar conmigo, hablar, para cualquier cosa les presento a otras personas. Porque hay personas tímidas como yo, que me demoré 6 o 7 meses para hablar, no sé… Y cuando hay alguna traba, o hay un reto, quizá no lo puedas hacer uno sola, pero hay una frase que es muy cierta: el genio es 1 % de talento y 99% de esfuerzo.

Crear y crear comunidad: Sheyla Breña en el 2° Open Hack

Sigan adelante.

Más artículos de la serie.

  1. Testimonios del 2° Open Hack (I)
  2. Pasión por aprender: testimonios del 2° Open Hack (II)
  3. Compartir y crear comunidad: testimonios del 2° Open Hack (III)

Fotos y artículo: Oscar Román / Perú Tech